Belleza

Consejos para lucir Pelazo (II) Crecimiento y caída del pelo.

¡Hola!     

Tras explicar las bases para lucir pelazo:

https://homoboticarius.com/?p=227

En este post y los siguientes iré detallando cada aspecto importante para que tu pelo sea pelazo.

Tu pelo al microscopio

El cabello es una estructura filamentosa formada principalmente por una proteína que se llama queratina. Retengamos el concepto: cabello = proteína (mayoritariamente).

En el cabello hay una parte interna, bajo el cuero cabelludo, siguiendo un símil vegetal es la raíz y dentro de esta estructura, la parte clave es el folículo piloso, donde se producen las células encargadas de formar la queratina. A él llegan capilares sanguíneos que aportan nutrientes y oxígeno. Aquí nace y se alimenta el cabello.

La salud del cabello se ve mermada cuando empeora la irrigación del cuero cabelludo, por tanto para su cuidado y mantenimiento aludiremos a técnicas, ya sean acciones mecánicas o el aporte de nutrientes, encaminadas a mejorar la circulación, es decir, provocar que los capilares sanguíneos se ramifiquen y aporten lo necesario a cada célula eficientemente. Ampliando las vías de nutrición y oxigenación del cabello lo fortaleceremos y mejoraremos. 

Masajes suaves, el cepillado correcto y muchos extractos vegetales incluidos en champús y serums, algunos medicamentos como el minoxidilo y complementos nutricionales, buscan mejorar esta irrigación sanguínea.

¡Y se notan!

Glandula sebácea y cabellos grasos

Seguimos con la estructura del cabello; en la zona interna, por encima del folículo existe una estructura importante, las glándulas sebáceas, que aportan lípidos y con ello lubrican, cohesionan  y proporcionan cierta impermeabilidad. También dan el brillo natural del cabello.

La capa hidrolipídica que conforman el sudor y la grasa recubre el cuero cabelludo y es fundamental para su equilibrio, aquí vive una microflora que nos defiende de infecciones, obtenemos protección frente a la sequedad y a los factores ambientales, es un elemento importante que no debemos maltratar. Por esto no debemos pasarnos con la limpieza.

En el próximo post desarrollo los productos de cuidado capilar, entre ellos los champús.

La producción de las glándulas sebáceas trae a muchos de cabeza, porque la secreción de grasa se regula hormonalmente, por tanto los desequilibrios hormonales alteran esta secreción.

En la adolescencia, y en momentos de estrés, las hormonas  saturan de grasa nuestro cuero cabelludo,  que puede ser una de las causas de la aparición de la caspa (ya lo veremos), el cabello se apelmaza, además un exceso de secreción sebácea crónico deteriora progresivamente  los folículos pilosos y puede hacerlos desaparecer por lo que:  Debemos mantener un nivel de grasa adecuado.

Desde la alimentación: los alimentos muy azucarados, picantes, los que contiene cafeína,  favorecen la producción de sebo.

Los champús para cabello graso deben regular, no eliminar totalmente la grasa, es una capa beneficiosa y además el organismo reacciona ante una pérdida de su manto lipídico produciendo más, con lo que si empleamos champús demasiado agresivos podemos estimular la producción de grasa, en lugar de controlarla.

Los champús de tratamiento se suelen emplear 3-4 veces a la semana alternándolos con un champú suave, aunque depende de cada persona, en momentos de mayor secreción sebácea pueden necesitarse más y algunos son más suaves y  están diseñados para su uso diario. Estos champús contienen básicamente dos tipos de productos: reguladores de la grasa, (que disminuyen la secreción) y sustancias que retiran y absorben la grasa. Además pueden contener activos calmantes y que realicen otras funciones complementarias.

Las personas que sufren alopecia o que ya están calvas mantienen el funcionamiento de sus glándulas sebáceas, (aunque no haya pelo), por tanto se puede seguir produciendo un exceso de grasa y los cuidados del cuero cabelludo siguen siendo necesarios, también para mantener la hidratación y evitar la irritación. De ahí que se hayan diseñado champús para calvos.

También hay personas que tienen el cuero cabelludo graso pero el cabello seco, necesitan un tipo de productos que hidrate y seboregule y ¡existen!

Estructura del pelo

La parte externa del cabello, (lo que vemos), es una estructura con tres capas concéntricas, la más interna es la médula, la mediana es el córtex de la que depende la fuerza y elasticidad del pelo, (también el color) y la externa se denomina cutícula y asemeja una estructura de tejas o escamas, que son transparentes, por ser ésta, la capa superficial, de su estado depende mucho el aspecto del pelo.

La cutícula aísla al cabello de las agresiones  externas. 

La grasa capilar es un elemento de fusión de la cutícula, el “cemento” que cohesiona las escamas de la cutícula y que la cubre, actuando de aislante tanto para mantener la adecuada humedad del cabello, como para protegerlo de agresiones externas.

La forma de nuestro cabello depende de varios factores, pero el cabello es un elemento plástico, (se puede modelar).

Las cadenas de queratina se unen por diferentes tipos de enlaces químicos, algunos enlaces son más débiles y se rompen temporalmente al estar en contacto con el agua, por eso utilizamos agua para peinarnos más cómodamente. 

Los llamados “puentes disulfuro” son enlaces químicos más fuertes, en parte, los responsables de tener el cabello liso o rizado y se pueden romper durante un tiempo si se aplica calor al cabello,  por ello modificamos nuestro pelo cuando usamos el secador, las planchas o rizadores para moldear el cabello. Con el tiempo todos estos enlaces vuelven a su forma original.

El pelo tiene cierta elasticidad, se puede estirar aproximadamente un 30% de su longitud sin que sufra daño, (ese margen es mayor puede llegar al 50% cuando el cabello está mojado), pero, superando el límite alteramos la estructura capilar de modo irreversible y provocaremos la rotura del pelo si realizamos un estiramiento extremo (sobre el 80%). Por tanto ¡cuidadín! con los tirones fuertes, o tirones menos fuertes pero repetitivos y con emplear un peinado tipo coleta, muy tirante, frecuentemente.

Nuestro cabello es capaz de absorber agua (10%-18%) y es muy resistente, soporta un peso considerable y temperaturas muy altas, (seco 140°C y húmedo hasta 200°C). El cabello mojado es más susceptible al daño. 

Color

La melanina es el pigmento natural que nos protege de las radiaciones del sol, el mismo de la piel.  Es responsable del color del cabello que depende de nuestra genética.

Algunos factores como el sol, la sal, etc. oxidan la melanina y pueden aclarar el color.  Sobre los tintes hablaré dentro de dos post .

Canas 

Suelen comenzar a verse en torno a los 40 años, aunque es una variable personal y ambiental, se ocasionan por la pérdida de coloración del pelo, por la ausencia de melanina.

Hay tres fenómenos claves sobre los que  actuar para evitar la aparición de canas: que no se deje de producir melanina, que la que se produce, se lleve desde las “fábricas” a las células del pelo y que no se decolore por oxidación.

Las canas tienen un componente hereditario, genético, pero el tabaco, estrés, la excesiva exposición al sol, la falta de antioxidantes en la dieta y de otros nutrientes, así como determinadas enfermedades pueden desencadenar o acelerar el proceso.

Recientemente se ha relacionado esta desregulación de la pigmentación con mecanismos inmunitarios y procesos inflamatorios, que parecen afectar a la fabricación y al transporte de melanina.

Respecto a la oxidación: En los folículos pilosos se produce por reacciones químicas habituales agua oxigenada (sí, como la de las farmacias).

Se ha descubierto que la catalasa, una enzima antioxidante, que elimina de forma natural este agua oxigenada contenida en los folículos, con los años deja de producirse en cantidad suficiente, es decir que tenemos menos defensas contra la oxidación. Y esto tiene mucho que ver con la formación de las canas.

Así, aportando catalasa o mejor aún, ayudando a que ese mecanismo siga funcionando se revierte parcialmente este proceso, (recordemos que usamos agua oxigenada u otros oxidantes para despigmentar el cabello antes de teñirlo).

El conocimiento de la implicación y mecanismo de la catalasa ha dado lugar a nuevos tratamientos que logran que el pelo vuelva a tomar su melanina natural. Sólo funcionan mientras se emplean, de modo que al dejarlos, en unos meses volveremos a tener un exceso de oxidación en los folículos y volverán a inhibirse los melanocitos, (reaparecerán las canas).

Esto nos permite ya pensar en emplear un producto de este tipo en lugar de comenzar a teñir o cambiarlo por los tintes, (lo que no es poco)  y seguro que el futuro nos depara más productos para luchar contra las canas al conocerse los procesos desencadenantes para su aparición.

Por ultimo, mencionar la tirosina, el aminoácido que se necesita para formar la melanina, si no tenemos un nivel adecuado ingerirla o proporcionarla a nivel tópico puede mejorar la producción de melanina.

Crecimiento

Un cabello puede crecer  de 10 a 25 cm al año, la media general es 1 cm al mes, más en mujeres, menos en hombres, incluso varía por etnias.

Este crecimiento consta de diferentes fases  que no llevan un ritmo constante y que es individual en cada folículo (no están sincronizados). El cabello crece y cae permanentemente, aproximadamente se pierden de modo fisiológico e imperceptible unos 50-100 cabellos al día, lo importante es que esa pérdida no sea mayor por maltrato del pelo y que la renovación capilar sea normal y no se altere.

La vida media de un cabello es de 4 a 5 años, finalmente cae y crece otro en su lugar.

Las fases de crecimiento del cabello son limitadas en nuestra vida, (cada folículo piloso está programado para generar unos 25-30 ciclos a lo largo de la vida) y como cualquier parte del organismo, conforme crecemos envejece.

Sobre la fase de crecimiento del cabello (que se denomina anágena) pueden influir factores muy diversos:  hormonas, el clima, la estación del año, el estado de ánimo, la contaminación, la  alimentación, enfermedades, los productos que empleamos en el cuidado e higiene del cabello, etc.

Caída

Existen más de 200 causas de caída capilar, hay que distinguir claramente  entre dos grandes grupos: la caída estacional y la caída crónica.

Sobre la caída estacional o reactiva podemos actuar con bastante eficacia si se ponen los medios. La mayoría de situaciones son reversibles. (estrés, ansiedad, depresión, problemas nutricionales, tabaco, alcoholismo, cambios hormonales, embarazo, medicamentos.) Aquí podríamos incluir las caídas de pelo debidas a las malas prácticas, a maltratar el cabello.

Si no evitamos estas situaciones (o no prevenimos sus consecuencias), se irá deteriorando la salud del cabello y con el tiempo estos problemas que se podrían haber resuelto harán un daño irreparable. 

Por otra parte están las pérdidas crónicas de cabello, debidas a cuestiones genéticas, actualmente se pueden prevenir y tratar solo algunas de  ellas, una buena noticia es que el 50% de estos casos son alopecias adrogénicas, que se pueden frenar. Son mucho más frecuentes en hombres.

Si ves que tu pelo clarea, ante los primeros síntomas que te notes acude a un especialista para que determine la causa, y así intentar revertir el proceso o para mantener el máximo cabello posible. Cuanto antes se actúe mejor.
Sea la caída estacional o crónica hay una cuestión prioritaria: No perder el folículo piloso porque es una perdida irreversible.

Es más posible perder los folículos en alopecias crónicas, pero las caídas estacionales repetitivas, situaciones irritativas frecuentes o infecciones sin poner medios para su recuperación, el maltrato del pelo y cuero cabelludo también pueden llevar a que desaparezcan los folículos, a la ausencia definitiva del cabello.

Caída estacional

Es normal que en primavera y otoño el cabello caiga más, porque los ciclos de crecimiento y caída no son lineales, y en estas épocas se incrementa el porcentaje de cabellos en fase telógena (de caída) respecto a lo habitual, que es que la mayoría de cabellos (90%) estén en fase anágena (de crecimiento).

Nada que ver con la alopecia crónica, puesto que estos ciclos se vuelven a regularizar en un tiempo, la estacionalidad no es matemática para todas las personas pero sí frecuente, porque se liga a cambios hormonales con el clima y la luz, situaciones de estrés como el fin de vacaciones, vuelta al estudio o trabajo… A esta caída se le suele denominar efluvio telógeno.

Tras la gestación también por motivos hormonales se puede producir una mayor caída capilar siendo un proceso “natural” reversible que se debe a un cambio del ciclo de crecimiento (hay mayor proporción de cabellos en fase telógena).

Durante la lactancia se pueden emplear algunos tratamientos para paliar esta caída, no todos.

En cierta medida, con una correcta nutrición se puede prevenir el envejecimiento  combatiendo factores que  disminuyen la actividad y renovación celular y aportando sustancias que mantengan la energía de cada célula y eviten los daños del material genético.

En el post sobre los nutricosméticos:   https://homoboticarius.com/nutricosmeticos-nutrientes-y-piel/

Os hablaba de los mecanismos básicos generales del envejecimiento: Oxidación, inflamación, glicación, falta de energía, cambios hormonales, nutrición, etc.  Luchando contra estos fenómenos, retrasaremos parcialmente el envejecimiento o lo haremos más “saludable”, por lo que conservaremos más tiempo un cabello sano y bonito.

Está demostrada la relación entre el estrés, depresión o ansiedad y la caída del cabello, de modo que hay dos vías de actuación para estos casos, luchar contra el estrés directamente y la otra es combatir específicamente los mediadores que originan estas situaciones, hormonas y mediadores químicos (como la sustancia P ),  que provocan la caída capilar. Ya existen péptidos que inhiben (en cierta medida) la fase telógena, actuando contra estos mediadores.

Pensemos holísticamente (360 grados), además de comer mejor y usar algún producto que mejore el cabello, tengamos en cuenta estos factores desencadenantes de la caída, así tomando preparados que equilibren el estrés y la ansiedad, acudiendo a un psicólogo, con ejercicio, meditación, etc.  También podemos mejorar nuestro cabello.

Una de las principales vías de estudio por parte de los fabricantes de productos capilares es encontrar sustancias que favorezcan la prolongación de la fase de crecimiento o su activación.

  • Los radicales libres promueven la fase de reposo del cabello (telógena) por lo que los antioxidantes en adecuado nivel son importantes para mantener la fase de crecimiento.
  • El óxido nítrico favorece la fase anágena (de crecimiento). de ahí el empleo de la arginina que promueve un mayor aporte de óxido nítrico en la sangre.
  • La adenosina estimula el crecimiento capilar, es un mediador de la energía celular. 
  • En nuestro cráneo existen más folículos de los que vemos, un cierto número están en esta fase de latencia, activar esos folículos, esos posibles nuevos cabellos es otra estrategia de tratamiento.
  • Existen diversas sustancias que favorecen la irrigación y oxigenación a nivel capilar, menciono algunas: extractos vegetales (Ginkgo biloba, Quinina, Rusco, Pfaffia -o Suma-, aceites esenciales como el de romero, o de cítricos) o diversos activos como la vitamina PP, arginina, cafeína, minoxidilo… Se utilizan por vía oral y tópica según el producto.

Muchos de los productos anticaída que se comercializan incluyen diferentes componentes para actuar sobre más de una de las vías  mencionadas anteriormente. Las lociones, ampollas o serums anticaída pueden ser beneficiosas, hay diversos productos con estudios que avalan su eficacia. Generalmente se aplican 2-3 veces por semana y cada fabricante tiene sus rutinas. 

Lo mejor es combinar un tratamiento oral con uno externo, optimizamos los resultados. No hablo más de la parte nutricional porque lo haré extensivamente en otro post.

Las hormonas influyen notablemente en el cabello. La producción de hormonas tiene un componente “genético” ( produciremos más o menos hormonas y en diferentes niveles de un modo característico, individualmente)  y otro “ambiental”  sobre el que influyen diferentes factores.

En general, los andrógenos estimulan el crecimiento y los estrógenos lo deprimen, así un alto nivel de testosterona  y de dihidrotestosterona produce una contracción de los  folículos pilosos creciendo cabellos más finos y débiles.

Mitos

No es cierto que cortar mucho el cabello lo fortalezca, ningún estudio ha demostrado que crezca con mayor volumen o longitud, sí es beneficioso para sanear las puntas del cabello (la parte más antigua y expuesta).

Usar sombreros o gorros no hace que se caiga el cabello, la única precaución es no hacer un roce exagerado con el cabello que por fricción repetitiva lo puede dañar.

No existen champús anticaída y la biotina no se absorbe por vía tópica. (Se amplía en el siguiente post).

Tiene que quedarte claro que no existe ninguna panacea, de verdad no existe el secreto mágico, el remedio milagroso para que crezca el cabello si lo has perdido. Un folículo desaparecido no se regenera.

Siglo XIX . Hermanas Shuterland. Se hicieron millonarias por sus largas cabelleras, quizás fueron las primeras modelos influencers, provocando un fenómeno de masas por la venta de su loción capilar, que lógicamente no funcionaba

Finasterida

El exceso de testosterona es la causa de caída capilar más frecuente, es la llamada Alopecia androgénica, que afecta aproximadamente a un 50%  de varones de más 50 años de edad y a un 7% de  mujeres.

Esta causa de alopecia tiene un tratamiento con resultados contrastados científicamente, (mejores en hombres).  Consiste en el empleo de Finasterida, un medicamento que inhibe la producción de dihidrotestosterona, su efecto se mantiene mientras que se emplea, pero si se deja, al cabo de unos meses se revierten sus beneficios.

Al tratarse de un medicamento se debe usar bajo prescripción médica, porque tiene efectos secundarios y de su mal uso pueden surgir complicaciones para la salud.  La Dutasterida es otro medicamento de la misma “familia” que se comienza a emplear.

Una cuestión que quiero remarcar es que la pérdida de la líbido y la disfunción eréctil tras la toma de finasterida, se ha descrito en un 1 a 2 % de los casos, por lo que es evidente que no necesariamente se va a producir este efecto secundario (que sin embargo preocupa a casi todos los hombres que ingieren este medicamento).  Recordemos que el principal órgano sexual es el cerebro y tomar “tranquilos” el tratamiento, sin pensar en que van a formar parte de ese minoritario porcentaje es decisivo respecto a la sexualidad.

Tiene que quedar claro que este medicamento detiene la caída, no hace que crezca el pelo perdido. El folículo muerto ya no está.

Por ello cuanto antes se comience a tomar (si la caída se debe a esta causa hormonal) mejores resultados obtendremos porque hay que intentar mantener viables el mayor número de folículos.

Existen algunos extractos vegetales como los de Saw palmetto, (Serenoa repens, Serenoa serrulata, palma enana), o también el aceite de semillas de calabaza,  ricos en fitosteroles que, también inhiben la enzima que produce la dihidrotestosterona, (la 5 alfa reductasa).  Producen seborregulación, efectos antiinflamatorios y la reducción de la dihidrotestosterona (DHT).

Su eficacia se ha contrastado parcialmente, faltan estudios pero hay evidencias de su acción. Son menos potentes que los medicamentos, se deben de tomar con asesoramiento porque pueden producir algunos efectos secundarios (no muy frecuentes) y están contraindicados en determinadas situaciones (embarazo, patologías hepáticas, etc.)

Otros inhibidores naturales de la producción de DHT se encuentran en el : Té verde (catequinas), el hongo Reishi, la corteza de Pygeum africanum , la flor Clitoria ternatea, Angélica ,las semillas de lino y de sésamo, y esta propiedad también la ejercen el cinc y el ácido linoléico (omega 6).

La sensibilidad a los efectos de la DHT no es uniforme en todo el cuero cabelludo (por ello en estas alopecias el cabello se cae más en la coronilla y en la frente).

Transplantes capilares

Funcionan.

Hay varias técnicas y puedes obtener muy buenos resultados pero escoge bien el profesional al que te encomiendes para no malgastar tu dinero e ilusión.

Una reflexión importante; si la caída que nos conduce a realizar el trasplante, se debió a una causa hormonal o a una mala vascularización del cuero cabelludo, si no actuamos previniendo el motivo, el resto de cabello que nos quede se irá perdiendo, con lo que los efectos del trasplante serán irregulares y temporales.

Si queremos optimizar el resultado y aprovechar el viaje a Turquía ( 😉 ) hay que realizar tratamientos complementarios al trasplante.

Nota: Aquí hay grandísimos profesionales a buenos precios, cuidado con la rigurosidad de algunas ofertas medico-turísticas.

Otras causas de caída capilar

Determinadas infecciones por ácaros, hongos (por ejemplo la Tiña) o bacterias pueden ocasionar caída del cabello solucionable, (si se ataja a tiempo), con el empleo de antifungicos, antibióticos o acaricidas.

Alguna alopecias se deben a hiper o hipotiroidismo, la regulación del tiroides (que es factible con una medicación adecuada), puede revertir la caída actuando a tiempo, puesto que muchos folículos quedan aletargados pero no han desaparecido. Para saber si es tu caso, debes realizar un análisis sanguíneo específico.

La alopecia areata, que presenta zonas aisladas con caída capilar, muy antiestética y que se debe a procesos autoinmunes tiene renovadas vías de tratamiento. Es una alopecia que puede revertir sola. Suelen emplearse corticoides con efectividad variable, (generalmente baja), algún inmunoterápico (DCP), zinc, etc.  Los farmacos:  Ruxolitinib (utilizado frente a la mielofibrosis)  y Dupilumab (utilizado para tratar la dermatitis atópica) , han demostrado regeneración capilar en algunos estudios, (aún incipientes pero abren un camino muy esperanzador).

Bastantes medicamentos, (y algunos son de empleo común) pueden originar pérdida de cabello:

Cuidado con el empleo de Naproxeno (Antalgin) , indometacina (Inacid),  Ranitidina (Zantac), Alopurinol (Zyloric). Y también: atenolol, propanolol (Sumial), gemfibrozilo, metotrexato,isotretinoina, levodopa, esteroides…

El tabaco destruye la salud, también la de tu melena, desciende drásticamente tus niveles de antioxidantes, produce la disminución de los vasos sanguíneos que llevan nutrientes al pelo, con lo que pierde fuerza, brillo, volumen y disminuye su número, genera mediadores neuroquímicos que también debilitan el cabello y contribuyen a la caída. NO FUMES. Pelazo y tabaco son opuestos.

Minoxidilo

Este producto incrementa el riego sanguíneo en el cuero cabelludo, genera mayor nutrición de los folículos pilosos, y este ambiente más propicio  estimula el paso de muchos folículos de la fase telógena (reposo) a la de crecimiento y además prolonga en el tiempo la fase de crecimiento (anágena).

El minoxidilo ofrece resultados exitosos en un 40-60% de los casos, más en hombres que en mujeres, generalmente se recomienda una solución al 5%. 

Si lo empleamos  precozmente, cuando la caída aún no es muy severa, los resultados serán mejores. Debe emplearse con el cabello seco porque con el pelo mojado se incrementa notablemente su absorción y puede causar mayores efectos secundarios por sobredosificación.

El resultado de la aplicación del minoxidilo se aprecia a los 3-6 meses y por tanto debemos de tener claro que es un proceso lento y un tratamiento largo apreciando los mejores resultados al año de empleo.

Hay muchas personas que tras unos meses piensan que no les funciona y abandonan el tratamiento por desconocimiento de este dato.  

En un porcentaje variable de casos aparecen reacciones alérgicas o dermatitis y muy escasamente dolor de cabeza o mareos. es importante lavar las manos tras su aplicación, generalmente dos veces al día, acompañada de un masaje.

Un efecto relativamente frecuente denominado “shedding” es la caída de cabello al principio del tratamiento, esto sucede porque al activarse los folículos generan un nuevo cabello generalmente más grueso y fuerte debajo del actual y el antiguo que ya estaba en fase de reposo cae para dar paso al nuevo pelo. (Hay controversia sobre este proceso y algunos defienden que no existen suficientes pruebas de la generación de nuevos cabellos en quienes sufren este fenómeno).

Conclusiones

Al pensar en el cuidado del pelo, tenemos dos partes a las que prestar atención.

  • Una parte biológicamente muerta (la parte visible) sobre la que tenemos que realizar acciones de mantenimiento para modelar y limpiar sin alterar la estructura, es decir mantener correctamente tanto la capa hidrolipídica que recubre el cabello, como la cutícula y las fibras internas.  Nos interesa que estas estructuras sean fuertes, flexibles y gruesas, que estén hidratadas y que sean luminosas.
  • La parte interna y la superficie del cuero cabelludo es la zona donde se ancla el cabello, desde donde crece y se producen los nuevos cabellos. Nos interesa que esta zona esté bien irrigada por capilares sanguíneos suficientes para alimentar adecuadamente cada célula y que no haya alteraciones, ni irritación, ni exceso de grasa o sequedad, ni oxidación, quemaduras o infecciones.

Hay que distinguir alopecia crónica de caída ocasional y tratarlas adecuadamente. muchas de las causas de caída capilar se pueden combatir y revertir. 

Los productos eficaces para el crecimiento del cabello necesitan tiempo y constancia. Actúan favoreciendo que se mantenga mejor el cabello, o que se estimulen los folículos pilosos en fase de lantencia o que incrementemos los que están en fase de crecimiento.

Hoy por hoy no se puede  hacer que desaparezca un problema genético, sólo ralentizar sus consecuencias, en determinadas situaciones combatir los efectos, y poner todos los medios para conservar mejor el cabello que tenemos. Se pueden combinar varios tratamientos complementarios.

En el próximo post hablaremos de  LA NUTRICIÓN, los nutrientes y el cabello, es muy interesante, no te lo pierdas.

2 comentarios sobre “Consejos para lucir Pelazo (II) Crecimiento y caída del pelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *