Belleza

Consejos para lucir Pelazo   (I) Las 8 Reglas de Oro sobre tu pelo.

 

¡Hola!

Gracias por venir a leerme

Tenemos de 120.000 a 150.000 fibras queratínicas  en nuestra testa (más los rubi@s y menos los moren@s) a las que le damos bastante importancia para conformar  nuestra  apariencia,  es un elemento de nuestro cuerpo que manipulamos diariamente, sobre el que realizamos numerosas intervenciones.

El cabello tiene una función protectora del cráneo frente a golpes, frente al sol, ayuda a regular la temperatura de la cabeza, pero desde la antigüedad es un atributo corporal con una gran vertiente estética. El pelo refleja la salud y define mucho a cada persona a los ojos de los demás.

Este post y los siguientes pretenden que cuides adecuadamente tu cabello para que tengas el más bonito pelazo posible.

8 Conceptos claves

Lo primero que quiero transmitirte es que: Debes conocer tu pelo y tu cuero cabelludo, (su tipología), porque la primera fuente de trastornos capilares proviene de desconocer cómo es tu cabellera y por tanto no tratarla adecuadamente, conocimiento tanto para el tratamiento diario en un pelo sin problemas, como el tratamiento adecuado cuando existe alguna alteración.  Este conocimiento obtenlo siempre contrastando lo visto en internet,  en una revista o lo que te cuenten. No olvides que hay muchos profesionales dispuestos a ayudarte, asesórate para conocer tu punto de partida para el pelazo:    Cómo es tu pelo y tu cuero cabelludo.

Por mis años de profesión y tras haber realizado análisis capilares con equipos específicos,  he constatado como muchas personas no eran conscientes de su correcta tipología capilar y estaban por tanto realizando prácticas poco apropiadas.

Para el segundo concepto empleo un símil muy gráfico: imagina un campo de cultivo. Para que obtener buenos vegetales debemos mantener bien tratada la tierra. Las raíz es lo que “hace” la planta, la flor lozana o el fruto grande.

Pues esto  trasládalo a tu cabello, no pienses sólo en el pelo (que también hay que cuidarlo)  piensa más de lo que comúnmente se hace en el cuero cabelludo, porque de su estado es de donde parte el principio de un cabello sano. Realmente la parte viva de tu pelo es el “bulbo” (el folículo piloso), allí nace y crece el pelo y lo más importante para su crecimiento es su interacción con la piel (en su interior y en su superficie).

Una tercera idea: trata adecuadamente el cabello, realiza un mantenimiento  y un manejo correcto. Puede parecer muy obvio para algún@s, pero son muchísimas las personas que no prestan atención excesiva a sus rituales capilares.  La limpieza, secado, peinado, los tratamientos a los que lo sometes, (que además son diarios o muy frecuentes), deben de ser optimizados  y no agresivos. Andamos siempre con prisa, pero aunque sea simple tu rutina, usa productos de calidad y sigue técnicas  correctas. Te daré las claves para unas buenas prácticas cotidianas.

Cuarto: Somos lo que comemos, no es un tópico, nuestro organismo se regenera constantemente y los “materiales” para regenerarse provienen del “reciclado” de los que se destruyen y de la aportación de los alimentos.  Si no comes bien, tu pelo se resentirá, (como cualquier parte de tu cuerpo).

Es una realidad de nuestra sociedad que los hábitos nutricionales no son  lo saludables que debieran y aunque nuestro cuerpo intenta regular y administrar sus recursos, debemos cuidarnos, aportándonos las cantidades de nutrientes apropiadas. Los requerimientos nutricionales tampoco son lineales, en diferentes épocas o por diversas circunstancias podemos necesitar mayores o menores aportes de determinados elementos.

Si tienes un problema nutricional, la solución dará frutos a medio plazo y si quieres que sea permanente, deberás  mantener a largo plazo unas buenas prácticas alimentarias. De modo que la alimentación y en determinados momentos la suplementación nutricional, pueden mejorar tu  cabello  ¡y mucho!    Hablaremos de los nutrientes y alimentos, mitos y realidades

Quinto: Si tienes un problema capilar, huye de la “magia” y déjate aconsejar por expertos. Con esto no quiero decir que algunos remedios caseros no sean positivos, pero tu plan de acción debe basarse en el conocimiento y no en la rumorología, ni los consejos bien intencionados, pero sin fundamento científico. No experimentes con tus cabellos sin un mínimo de seguridad y certeza sobre lo que te vas a hacer.

Y si debes de hacer un tratamiento:  Hazlo!!!!  ( Cúmplelo para que sea exitoso).

Sexto: Piensa en  el siguiente concepto: ¡Regulación!

Tu genética te ha deparado una anatomía capilar y lo que debes de hacer es regularla, no utilices tratamientos agresivos contra “tu” estructura.

Por ejemplo, si tu cabello es graso debes regular la producción de sebo, no puedes pretender tener seco el cabello, si lo intentas posiblemente consigas el efecto contrario, una sobreproducción de grasa y la irritación del cuero cabelludo, (su desestabilización). Si tienes el cabello rizado, puedes usar tratamientos alisadores, si  abusas o utilizas tratamientos demasiado fuertes, tu cabello se debilitará. Busca la belleza y el equilibrio en tu naturaleza, no en lo que no eres.  Hablaré sobre los cuidados para cada tipo de cabello.

Séptimo: La palabra maldita es:   Siliconas.  Sí, realmente son de lo malo lo peor, huye de ellas. Son tóxicas y además su efecto es  un bluff, dura un tiempo limitado, tras el cual producen efectos perniciosos sobre el cabello.

Dentro de las siliconas, las hay mejores (siliconas solubles) que en determinados momentos pueden proteger el pelo de una agresión, pero en usos y momentos puntuales porque nunca hay que ser (ni en esto ni en nada) un extremista.  Si usas un mes  productos con siliconas luego tendrás que usar champús más fuertes para eliminarlas (con una mayor agresión para el cabello y el cuero cabelludo) y además casi con seguridad algún producto para hidratar el cabello. Es decir, liarás una buena, por eso, mejor no las emplees.

Próximamente hablaremos de los sulfatos en los champús, los tintes y del resto de tratamientos y productos capilares uno por uno.

El tabaco es muy malo.  Sí,  también para tu pelo, lo perjudica a muchos niveles, si quieres tener mejor el pelo y mejor piel, (además de no aspirar a tener cáncer y de no oler a mono)… Hazte el mejor regalo posible:   ¡Deja ya de fumar!

Y octavo y ultimo, no por repetido deja de ser cierto y primordial: “Más vale prevenir que curar” Si previenes la caída puedes retrasarla por bastantes años, si utilizas productos y técnicas adecuadas, tu pelo no necesitará largos y costosos tratamientos de recuperación, el pelazo se obtiene con técnicas fáciles pero adecuadas y constantes.

Pues ¡ya está!

Bueno, profundizamos un poco más, ¿no?

En los próximos días saldrán los desarrollos de todos estos conceptos (y algunos más). Ha sido tanto lo que os quería transmitir que he tenido que fraccionarlo en varios post para que sean faciles y cómodos.

Querid@s lectores, volved a recordar este resumen para que siempre tengáis presente estas 8 ideas. Cumpliendo estas premisas encontrareis el secreto del cabello precioso (o pelazo) 😉 .

Hasta muy pronto

4 comentarios sobre “Consejos para lucir Pelazo   (I) Las 8 Reglas de Oro sobre tu pelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *